MARQUÉS DE MURRIETA

MARQUÉS DE MURRIETA

NUESTROS VIÑEDOS

El origen de la bodega Marqués de Murrieta va unido al origen del vino de Rioja ya que en 1852 Don Luciano Murrieta elaboró los primeros vinos de Rioja además de ser el primero en exportarlo fuera del territorio nacional. Don Luciano, nombrado marqués por el Rey Amadeo de Saboya gracias a su labor en Rioja, viajó a Burdeos para aprender las técnicas de elaboración del vino que trajo consigo de vuelta a España. Instauró el concepto de château francés en la finca Ygay donde mandó construir el emblemático Castillo de Ygay.

La bodega Pazo de Barrantes está asociada a los Condes de Creixell desde principios del siglo XX aunque el Pazo lleva en manos de la familia desde 1511. A lo largo de los años, la familia del Conde de Creixell, ha sabido impregnar de su personalidad cada vino que se elabora en esta bodega de Rías Baixas.

Productos de la marca MARQUÉS DE MURRIETA

79,86 €

29,39 €

21,65 €

32,21 €

18,00 €

31,84 €

42,59 €

104,59 €

558,92 €

Al frente de Marqués de Murrieta Estates and Wines, se encuentra una familia acostumbrada al buen hacer y al esfuerzo diario. Dos hermanos con corazón gallego que día tras día recuerdan con cariño y gratitud a sus padres, Chus Suárez-Llanos y Vicente Cebrián-Sagarriga, maravillosos y ejemplares padres, grandes trabajadores y mejores personas.

“Ellos iniciaron un gran proyecto empresarial y familiar, que hoy intentamos continuar con su misma fuerza e ilusión, nos transmitieron el valor de una familia unida, nos enseñaron cómo sonreír diariamente al esfuerzo, cómo nunca temer la lucha, el sentido del sacrificio y el porqué del esfuerzo. Compartieron con nosotros el saber ganar, y también muchas veces su saber perder… siempre sin desvanecer, siempre buscando la alegría.

Nos transmitieron la necesidad de respetar y ser fiel a nuestro pasado pero nunca desatendiendo nuestro futuro… siempre mirando hacia delante.

Nos regalaron su Fe, su Confianza, su Amor por la vida y por quienes nos rodean, sus ganas de Dar siempre, en definitiva su entrañable forma de vivir.”